Posts Tagged ‘textil’

Políticas comerciales, precios y libertad

enero 30, 2013

Julio J. Nogues Profesor, Universidad Católica Argentina

En los últimos días hubo dos noticias de importancia sobre política comercial: la eliminación de las licencias no automáticas de importación, y el aumento del arancel externo común del Mercosur para 100 productos. La primera es en apariencia, una medida liberalizadora mientras que la segunda es netamente proteccionista. Entonces, ¿es la Argentina un país más o menos abierto al comercio internacional?
La política comercial es quizás la principal determinante del nivel de precios. Sobre los precios elevados, hace poco la Presidenta dijo: “Si no te defendés vos no te defiende nadie” en referencia al uso del poder de compra por parte de los consumidores. La realidad es que los elevados precios resultantes de nuestras políticas comerciales proteccionistas solo pueden ser disminuidos por la Presidenta a través de menores barreras sobre las importaciones: en presencia de las mismas, el poder de compra de los consumidores es totalmente inefectivo. La libertad de elegir la tiene el Ejecutivo y una vez tomada, los argentinos son prisioneros de esta decisión. La ausencia en la Resolución 11/13 ME, de una fundamentación de los criterios que justificaron la eliminación de las licencias sugiere que el Gobierno tomó la misma como quien toma aceite de ricino: obligado por las circunstancias de esa “fuerza externa” que pone trabas a la administración de la economía según los criterios del poder de turno. La fuerza externa ante quien ahora se ha inclinado el poder es la OMC donde varios países tramitan una controversia contra la Argentina entre otras cosas, “por el uso indebido” de nuestra política de licencias.
El silencio que acompaña esta resolución contrasta con el entusiasmo para aumentar el arancel externo común hasta el 35%, máximo permitido por la OMC para 100 productos seleccionados por el Ejecutivo. La producción nacional beneficiada por este aumento incluye varios ejemplos de industrias en decadencia y también algunos de reciente data como el kiwi. Entre los viejos amigos de las políticas proteccionistas se encuentran algunas industrias que incluyen un grupo importante de empresas que nunca pudieron adaptarse a las presiones de la competencia. Algunos ejemplos de industrias con empresas decadentes incluyen juguetes, vestimenta, calzado, línea blanca y la gama de productos ensamblados en Tierra del Fuego: todos productos donde los argentinos sufren irremediablemente la selección de políticas del Ejecutivo. La inclusión de estos productos sugiere la existencias de criterios decisorios alejados de principios socio-económicos.
La Argentina es más cerrada y su economía se moverá hacia un mayor nivel de precios. Esta conclusión se basa en el hecho que persisten políticas como la Declaración Anticipada de Necesidades de Importación aparentemente administrada de una manera tan discrecional como las licencias eliminadas. A esto, se agrega el aumento de aranceles.
La apertura de la economía puede ser vista como un motor del crecimiento y bienestar, o como una manera de independizarse del “imperialismo internacional”. El Gobierno ya ha elegido. Bajo estas circunstancias prevalecerá el status quo y los precios elevados, lo cual también profundizara la fuerte desaceleración económica. La libertad de elección delegada por los argentinos está siendo mal administrada.

El Gobierno estudia imponer 200 licencias no automáticas a importaciones de Asia

octubre 29, 2012

Por Francisco Martirena Auber

Con el objetivo de enfrentar las importaciones asiáticas, el Gobierno analiza la aplicación de más de 200 nuevas licencias no automáticas (LNA), con la mira especialmente en China.

Fuentes oficiales señalaron que es el “mecanismo elegido para frenar la sobreoferta con competencia desleal”. Las LNA, detallaron, abarcarían un importante universo como alimentos, textiles, electrónica,
electromecánica, luminotécnica, informática, vidrio, papel y celulosa, y aluminio.

Algunos de los productos que ingresarían en la nómina que maneja el Ejecutivo serían engranajes, pistones, partes de motor, piezas para la industria petrolera y componentes para fabricantes de ascensores.

En esta dirección, desde el Ejecutivo indicaron que “el hecho de que China sea objeto de LNA y no de una suba en el arancel externo común (AEC), tiene que ver en parte con que Brasil mantiene muchos proyectos de inversión con China”.

En segundo orden, estarían contenidas algunas posiciones del sector textil, que ha pedido un volumen importante de licencias durante el año pasado, fundamentalmente en hilados y tejidos. En este momento hay seiscientas dos posiciones arancelarias cubiertas por las LNA, pero “es una cantidad ocho o diez veces menor que la que tiene Brasil”, aclararon en el Gobierno.

El grueso de las renovadas medidas parecería apuntar a los sectores metalmecánico y textil, donde “hay un parva de pedidos a la espera de que exista una mayor protección”.

El foco de la atención son las mercaderías provenientes de China, la India y el sudeste asiático, y “por lo que han manifestado desde el Gobierno, la idea obviamente no es pelearnos con Brasil, porque eso sería ridículo”, ampliaron las fuentes empresariales.

Las LNA son un mecanismo de defensa comercial normado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), que obliga a los importadores a pedir un permiso especial para ingresar los productos y otorga al Estado sesenta días corridos para aprobar los pedidos.

El Gobierno, asimismo, debe resolver en el corto plazo cuántas posiciones arancelarias tendrán un aumento para combatir los bienes extrazona. En este sentido, Brasil se adelantó y ya anunció la elevación del AEC para un listado de cien posiciones.

Brasil dificulta compra de calçados da China

octubre 5, 2011

Sapatos oriundos de Vietnã e Indonésia também estão sujeitos a licença não automática de importação

BRASÍLIA e PEQUIM. Mais uma frente de batalha foi aberta pelo Brasil, ontem, para impedir o ingresso ilegal de calçados chineses, hoje tributados com tarifa antidumping de US$13,85 o par. Para fugir da sobretaxa, os exportadores montam os produtos na Indonésia e no Vietnã. Ao mesmo tempo, houve alta das importações de peças e componentes da China, sobre os quais também não incide o imposto. As operações passaram a ser investigadas pelo governo brasileiro. Até que as análises sejam concluídas, sapatos, cabedais (parte de cima) e solados dos três países estarão sujeitos ao regime de licença não automática de importação, que prevê a liberação das mercadorias em até 60 dias.

– Há indícios de importação de partes para burlar o antidumping com a importação de peças chinesas para montagem no Brasil ou em países como Indonésia e Vietnã – disse a secretária de Comércio Exterior do Ministério do Desenvolvimento, Tatiana Prazeres. – Se comprovarmos a falsa declaração de origem, haverá suspensão da licença de importação da empresa que diz que produz o bem, mas não produz.

A análise vai de julho de 2010 a junho de 2011. A tarifa definitiva sobre calçados chineses vigora desde março de 2010.

“Há elementos suficientes que indicam a existência de práticas elisivas que frustram a aplicação do direito antidumping nas importações brasileiras de calçados originárias da China”, diz uma nota técnica da Câmara de Comércio Exterior (Camex)..

A investigação terá três frentes: a importação de cabedais e componentes da China para serem industrializados no Brasil; o ingresso de calçados fabricados no Vietnã, na Indonésia e na Malásia; e a compra de calçados com pequenas modificações.

China alerta para risco de guerra comercial com EUA

A medida foi elogiada pela Associação Brasileira das Indústrias de Calçados (Abicalçados). A entidade afirma que países como Vietnã e Indonésia não são tradicionais exportadores de calçados. De acordo com o presidente da Abicalçados, Milton Cardoso, a fraude é evidente em vários aspectos, mas um é flagrante: em 2010, as estatísticas da China registraram a exportação de 13 mil toneladas de calçados para o Brasil, mas o governo brasileiro contabilizava o ingresso de 3,2 mil toneladas:

– Ou seja, 29 milhões de pares mudaram de nacionalidade nos porões dos navios pelas mãos entrelaçadas dos importadores e dos exportadores.

A China alertou os EUA ontem de que a aprovação de uma lei para obrigar Pequim a permitir a valorização de sua moeda pode causar uma guerra comercial entre as duas maiores economias do mundo. O banco central chinês e os ministros de Comércio e de Relações Exteriores acusaram Washington de “politizar” questões cambiais e por a economia global em risco, depois que senadores americanos votaram na segunda-feira o início de uma semana de debates sobre a lei.

A votação abriu discussões sobre o Ato para Reforma da Supervisão do Câmbio, que permite que o governo dos EUA imponha taxações de compensação em produtos de países que subsidiem exportações por meio da desvalorização cambial.

Grandes marcas de ropa deberán usar pymes para sustituir importaciones

julio 18, 2011

En el marco de su estrategia para mejorar el superávit comercial, el Gobierno comenzará los contactos con las grandes marcas importadoras de ropa para que definan planes de inversión o un fuerte proceso de sustitución de sus compras, debido a que en el 2010, las importaciones alcanzaron los 320 millones de dólares.

Fuentes oficiales indicaron que habrá conversaciones con firmas como 47 Street, Mimo, Cheeky, Mistral, La Martina, Lacoste y Cacharel, entre otras. “Llegó la hora de que apuesten a inversiones locales, no importa la índole, o financien la producción nacional de ropa, porque si no, les será difícil importar.

El sector textil es es importante en la balanza comercial”, señalaron. De acuerdo con los números que maneja el Gobierno, la cadena textil importó en 2010 por u$s1.560 millones (subió 26% respecto de 2009) y la indumentaria tuvo importaciones por u$s316 millones, lo que significó una elevación de 19% frente a 2009.

En los despachos oficiales dijeron que “se va a convocar empresa por empresa para que elaboren planes de sustitución ya que hay suficientes pymes para ser proveedores de las grandes marcas o de la cadena textil en general”.

Asimismo, junto con los contactos con el segmento de la confección, el Gobierno está interesado en que se eleven los niveles de hilados y tejidos nacionales. Así es que el conjunto de las grandes marcas también se llevará la orden de comenzar a detectar proveedores argentinos.

Para los industriales, la fórmula es sencilla y pasa por la voluntad inmediata de los grandes retailers de contribuir a mejorar la balanza comercial. “Que compren la tela y confeccionen en la Argentina”, dicen desde el sector. Un ejemplo de la política que diagramó el Gobierno fue la decisión de que haya una prórroga hasta fines de 2015 de la norma que restringe el ingreso desde el exterior de indumentaria usada para consumo (la única excepción son las donaciones).

La prohibición para la importación de ropa usada está vigente desde la década del ’90 y es considerada una herramienta clave para el desarrollo de la industria local. “En todo el mundo se están impulsando medidas para alentar el empleo.

La prohibición hacia la ropa usada obedece también a normas fitosanitarias para restringir la circulación de mercadería que estuvo en contacto con el cuerpo”, señalan entre los fabricantes de ropa locales.

Como viene informando BAE, el segmento textil, junto con los alimentos importados, los vehículos de alta gama, la integración de autopartes nacionales, inversiones de laboratorios y los electrodomésticos son los frentes en los cuales el Gobierno concentró el plan para sostener el superávit comercial.

Si se completa este panorama, estará muy cercana la meta-piso de superávit comercial de u$s12.000 millones, que evalúa el Poder Ejecutivo y es admitida por las fuentes oficiales.

Las mismas insisten en que desde el 3 de enero no hubo ninguna barrera comercial fuera de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sino que la política del Gobierno es potenciar la producción, el consumo y las exportaciones, en detrimento de las importaciones competitivas para el mercado local y no de aquéllas complementarias (necesarias para la industria).

FUENTE: BAE