Posts Tagged ‘tlc’

Ex ministro de Lula pide a Dilma que Brasil abandone el Mercosur

noviembre 19, 2014
Es cierto que no está entre los planes de Dilma Rousseff pero también es verdad que la Presidenta de Brasil se encuentra en graves problemas, en una crisis que recién comienza: los periodistas con buenos contactos en el PT afirman que hay 40 legisladores mencionados ya por los “arrepentidos” en la trama de corrupción de Petrobras. Entonces, son temas a seguir por la Argentina, tanto el ajuste que viene en Brasil como el reclamo de un influyente hombre de negocios y ex ministro de Luiz Inácio Lula da Silva que afirma que el Mercosur ya no le resulta útil a Brasil.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La bomba la arrojó el ex ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Luiz Fernando Furlan, quien durante su participación en el foro empresario “Brasil Competitivo”, organizado por el diario O Estado de S. Paulo, dijo que Brasil debería revisar sus políticas comerciales, especialmente su membresía en la unión aduanera Mercosur.
Furlan fue ministro de Luiz Inácio Lula da Silva desde 2003 hasta 2007, y antes había sido presidente del Consejo de Administración del grupo alimentario Sadia, del cual es accionista en su condición de nieto del fundador, Attilio Fontana.
“El Mercosur está estancado, tal vez sea la hora de que Brasil declare su independencia del grupo”, dijo Furlan, quien agregó que las posiciones proteccionistas de Argentina impidieron que el bloque sudamericano pudiera concretar acuerdos comerciales con la Unión Europea, con otros bloques y países por separado.
Furlan, un personaje muy respetado en la comunidad de negocios de Brasil y que conserva predicamento en la coalición gobernante, dijo que si se saliera del Mercosur, Brasil quedaría libre para buscar socios comerciales sin pedir aprobación al resto de los integrantes del bloque: Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela.
Mientras Brasil resbala en este tema, algunos de nuestros vecinos nadan libremente firmando acuerdos comerciales”, dijo Furlan, mencionando el caso de Perú, que crece más que Brasil, con menos inflación, sumándose a la Alianza del Pacífico y atrayendo inversiones.
 
Es evidente que la Alianza del Pacífico ha derrotado al Mercosur. El bloque comercial que integran Chile, México, Perú y Colombia es tan atractivo que ya Uruguay se sentó como “observador” y se especula con su interés en solicitar su ingreso.
Y resulta muy interesante que Argentina es el motivo del cuestionamiento de Furlan, a cuyo gobierno acusa de frustrar la posibilidad de acuerdos con otros países o regiones, deteniendo la expansión del comercio exterior de Brasil.
Excarcelación
En tanto, en un convulsionado Brasil, el juez federal Sergio Moro amplió la prisión preventiva del ex director de Servicios de Petrobras, Renato Duque, al igual que la de otros 5 implicados en la red de corrupción en torno a la mayor empresa del país.
En tanto, Moro decidió la libertad inmediata de 11 detenidos.
Moro ordenó la prisión preventiva de
> Renato Duque, 
> João Ricardo Auler, presidente del Consejo de Administración de Camargo Correa; 
> Dalton Santos Avancini, presidente de Camargo Correa.
> Ricardo Ribeiro Pessoa, presidente de la constructora UTC; 
> José Aldemário Pinheiro Filho, presidente de OAS; y
> Mateus Coutinho de Sá Oliveira, empleado de OAS en São Paulo.
En tanto, liberó (aunque prohibió salir del país y deben entregar sus pasaportes a la Justicia) a Valdir Carreiro, director-presidente de IESA; Othon Zanoide, director de Queiroz Galvão; Jayme de Oliveira Filho, vinculado al detenido cambista Alberto Youssef; Alexandre Barbosa, de OAS; Walmir Santana, de UTC; Ildefonso Colares, ex-director-presidente de Queiroz Galvão; Carlos Alberto da Costa e Silva, de UTC; Otto Sparenberg, director de IESA; Newton Prado Junior, director de Engevix; Carlos Eduardo Strauch, director de Engevix y Ednaldo Alves da Silva, de UTC.
¿Qué hará Dilma, en este escenario?
Todo indica que ella deberá hacer alguna concesión al mercado. Antes de avanzar al respecto, en la crónica que Tereza Crunivel hizo para la web 247 (ella conoce muy bien al PT luego de haber sido una importante funcionaria de Lula, a cargo de medios), debe aclararse que en el PT muchísimo se criticó durante el 2do. mandato presidencial de Lula a Henrique Meirelles, ex titular del ex BankBoston (fue quien hizo la fusión que hoy día se llama FleetBoston), pero en quien Lula confió también en su momento como forma de convencer al mercado (que no iría a un default).
La presidenta Dilma Rousseff anunciará aún este año su nuevo equipo económico y una ecuación, todavía no calibrada por los medios ni por el mercado, está siendo estudiada: colocar al actual presidente del Banco Central en el Ministerio de Hacienda y ofrecer nuevamente a Henrique Meirelles la jefatura de la autoridad monetaria, cargo que ejerció entre el 2003 y el 2010.
La fórmula aún no fue totalmente decidida pero una señal de que Dilma piensa en Tombini fue la invitación para que integrara la comitiva brasileña que viajó a la reciente reunión del G20 en Australia. Tombini retornó a Brasil en el avión presidencial junto a la mandataria. El largo viaje debe haber permitido una buena conversación.
Un alto ejecutivo del mercado financiero garantiza que esta fórmula agradaría mucho al mundo de las finanzas. Sería “papaya con azúcar”, dijo. Meirelles estaría en el lugar más deseado por los agentes económicos y Tombini en el Ministerio de Hacienda restauraría la confianza en la gestión fiscal, en función de su historia como presidente del Banco Central.
Una fuente del PT y otra del Gobierno dijeron que Dilma se sentiría más cómoda con esta fórmula. Si el Banco Central continuaría teniendo autonomía operacional, quisiera en el Ministerio de Hacienda a alguien más cercano, que contente al mercado pero que sea, al fin y al cabo, un ministro de la presidenta. Invitando a Meirelles al Banco Central enviaría una señal al mercado y también al ex-presidente Lula, que defiende su nombre para el Ministerio de Hacienda. Otro defendido por Lula, el ex viceministro Nelson Barbosa, sería ministro de Planificación.
La decisión de la presidenta de anticipar el anuncio de los nombres de su nuevo equipo económico se fortaleció al retornar de Australia, donde fue informada sobre la séptima fase de la operación Lava Jato, por la que se detuvo a altos ejecutivos de nueve grandes constructoras proveedoras de Petrobras, y de los movimientos de la oposición para aprovechar el escándalo y amenazar incluso con un proceso de impeachment.
El mundillo político se está preparando para un gran terremoto. Se habla de que más de 40 parlamentarios habrían sido citados por los “delatores premiados” detenidos.
Contra esos políticos el procurador general Rodrigo Janot debe iniciar una demanda en el Supremo Tribunal Federal (STF). Habría entre ellos algunos opositores.
Con la seguridad de que la nave política hará agua, resulta prudente reforzar rápido la tripulación económica. La definición de los nombres a cargo de otros ministerios quedará para después, incluso para el año que viene, tras la elección de las mesas directoras del Senado y la Cámara de Diputados.
Anuncios

Industriales brasileños presionan a Dilma y estudian impacto de acuerdo con EE.UU.

noviembre 12, 2014
La CNI, la US Chamber y el Consejo Empresarial Brasil-EE.UU. firmaron un acuerdo para trabajar en este sentido. Debería flexibilizarse el Mercosur. Tarea difícil

Como un mecanismo de presión al gobierno recién reelecto de Dilma Rousseff, y a días de que la mandataria anuncie su nuevo gabinete, los industriales brasileños se aventuraron y pusieron en agenda las debilidades del Mercosur y la necesidad de que Brasil pueda avanzar en acuerdos comerciales bilaterales, como por ejemplo, con Estados Unidos.

Concretamente, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) comenzó a trabajar con el Consejo Empresarial Brasil-Estados Unidos (Cebeu) y la US Chamber para estudiar el interés y el impacto de un eventual acuerdo comercial entre ambos países, según publicó ayer el diario Valor.

De acuerdo con el artículo, las tres entidades tendrán un año para consultar a las industrias de los dos países y analizar qué sectores serían estratégicos para ese acuerdo. Luego elaborarán un estudio que será entregado a los gobiernos. “Nuestra propuesta es iniciar una consulta con los empresarios brasileños sobre el interés en la relación con Estados Unidos y cómo podríamos estrecharla”, dijo al diario brasileño el director de desarrollo industrial de la CNI, Carlos Abijaodi.

Consultadas por El Cronista fuentes del gobierno brasileño, relativizaron esta posibilidad por varios motivos. Por un lado, las relaciones diplomáticas entre Brasil y Estados Unidos no se recompusieron tras la ruptura generada a partir de denuncias de espionaje norteamericano al gobierno de Rousseff. Además, para avanzar en un Tratado de Libre Comercio con el mercado norteamericano debería flexibilizarse el Mercosur, ya que la normativa actual impide a los países miembros firmar acuerdos comerciales por separado. “Estos son acuerdos privados que no tienen nada que ver con lo público. Los industriales están presionando al gobierno brasileño para que tome alguna medida. Me resulta sospechoso que lo hagan justo a días de que Dilma anuncie su nuevo gabinete”, consideró el analista Gustavo Segré.

Dilma viajará esta semana a Brisbane, Australia, para participar de la cumbre del G-20, donde también estará presente Obama. Se especula con que puedan limar asperezas tras las denuncias mencionadas. El gobierno brasileño también preparaba una reunión bilateral con la Cristina Fernández, que finalmente no podrá realizarse debido a la ausencia de la mandataria argentina.

Sobre las dificultades para avanzar en un TLC con EE.UU. producto del Mercosur, Abijaodi dijo que se necesita reorganizar el bloque económico. Sin embargo, no dio detalles de los cambios que la CNI quisiera ver implementados. “La forma de hacerlo depende de una reevaluación de la estructura del Mercosur”, señaló. El director de la CNI informó que la entidad presentó al Gobierno la necesidad de reorganizar el Mercosur, pero negó que Brasilia haya dado alguna señal en ese sentido. “Vemos al bloque como algo importante, pero creemos que tiene que haber una manera para caminar dentro de las necesidades de la industria. Brasil precisa acuerdos no sólo con Estados Unidos, sino con la Unión Europea y otros bloques”, afirmó.

A su vez, el presidente de la sección brasileña de Cebeu, Frederico Curado, dijo que la entidad tiene tres prioridades: la búsqueda de algún tipo de acuerdo de libre comercio; un acuerdo para evitar la doble tributación, y la eliminación de las visas para el tránsito de personas entre los dos países.

Obama pidió a China respeto a los derechos humanos y apertura económica

noviembre 11, 2014
Las dos mayores potencias económicas del mundo traban una lucha de baja intensidad por imponer su criterio en las negociaciones del bloque comercial
El presidente norteamericano, Barack Obama, hizo un llamamiento a las autoridades chinas para que abran los mercados, liberen la moneda y respeten los derechos humanos y la libertad de la prensa, en el marco de la cumbre de jefes de Estado y Gobierno del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).
“Estados Unidos es favorable al surgimiento de una China próspera, pacífica y estable”, dijo Obama durante la apertura del evento en el que abogó por potenciar las relaciones bilaterales entre las dos mayores economías del planeta.
Los líderes de 21 economías que forman el bloque iniciaron ayer en Beijing su cumbre anual, centrada en promover el libre comercio en la región con propuestas diferentes de China y Estados Unidos, en medio de una intensa actividad diplomática previa.
Obama señaló que ve un mayor impulso para alcanzar un acuerdo de libre comercio respaldado por Washington, a pesar de que previamente las autoridades estadounidenses habían descartado un anuncio importante sobre el ambicioso Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP) de 12 países en estos días. Sin embargo. los líderes empresariales que asisten al foro buscaron señales de avance sobre el TPP, especialmente en momentos en que China presiona por un marco separado de liberalización del comercio llamado Área de Libre Comercio del Asia Pacífico (FTAAP, por su sigla en inglés).
Obama dijo que el TPP, que se encuentra en un punto muerto debido en gran parte al desacuerdo entre Estados Unidos y Japón sobre por las exportaciones agrícolas, tiene el potencial de ser un “logro histórico”.
Al margen las actividades organizadas por el foro, los jefes de Estado y de Gobierno llevaron a cabo reuniones bilaterales, como la que protagonizaron Putin y el presidente de China, Xi Jinping con firmas de varios acuerdos para una mayor colaboración energética y comercial.
También el presidente chino se reunió hoy con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, en un encuentro en el que ambos países avanzaron sustancialmente las negociaciones para lograr un acuerdo de libre comercio.
El establecimiento de una zona de libre comercio chino-surcoreana tiene una importancia histórica y promoverá de forma efectiva la integración regional en Asia-Pacífico“, destacó Xi tras el encuentro.
Park subrayó que el establecimiento de la zona de libre comercio es “una buena noticia para la recuperación económica global, así como para el desarrollo y la prosperidad de Asia”.
China tiene acuerdos de este tipo con Perú, Chile, Costa Rica, las naciones del sureste asiático, Pakistán, Nueva Zelanda, Islandia y Suiza, y negocia otros con Australia, Noruega, los países del Golfo Pérsico, Sri Lanka o la misma región Asia-Pacífico.
Entre el miércoles y el jueves, Xi tiene previsto reunirse con Obama y con los presidentes de los tres representantes de América latina en la cumbre, la chilena Michelle Bachelet, el peruano Ollanta Humala y el mexicano, Enrique Peña Nieto.
La cumbre comenzó con una foto de familia de los líderes participantes con el llamado “Cubo de agua”, la piscina que se utilizó en los Juegos Olímpicos de 2008 como escenario, en el corazón de la zona olímpica de Beijing.
El grueso de la programación de la cumbre del APEC se desarrollará hoy en el lujoso complejo del lago Yanqi, en las afueras de la capital china.

Para analistas, el TLC entre UE y Mercosur no aportará mucho a la mayor inserción de Brasil

mayo 13, 2014
Sostienen que si el país no quiere quedar aislado debe apuntar a los acuerdos del Transatlántico (TTIP) y Transpacífico (TPP) que son los que definirán el nuevo comercio mundial
El encaminamiento de la propuesta que el Mercosur presentará a la Unión Europea (UE) deshizo la parálisis que mantenía Brasil con respecto a la búsqueda de acuerdos relevantes en el comercio exterior. Sin embargo, la buena noticia llegó con un escenario externo en el que otros acuerdos pueden minimizar los efectos positivos de ese tratado.
Según expertos del sector presentes en un seminario realizado la semana pasada en la sede de la Fundación Getulio Vargas (FGV), en San Pablo, el tratado con la UE por sí solo no sería suficiente para aumentar la inserción brasileña en el comercio global.
Actualmente, Estados Unidos lidera las negociaciones del Tratado de Libre Comercio Transpacífico y del Tratado del Transatlántico (TPP y TTIP, en la sigla en inglés), los dos acuerdos más significativos en negociación a nivel mundial.
La investigadora de la FGV, Lia Valls, dijo que el actual escenario es diferente al de la década del 90, cuando se creó el Mercosur. “En la década siguiente, la Organización Mundial de Comercio (OMC) ganó fuerza, con las alternativas multilaterales, pero fue algo lento. Desde el punto de vista de la economía política Estados Unidos, al contrario de antes, está intentando recrear un sistema multilateral a partir de esos acuerdos”.
En el TPP, doce países están en negociación, incluyendo a Japón, Estados Unidos, Chile, Perú y México. La lista representa 38% del PBI mundial y 24% del comercio exterior global. El TTIP, entre los americanos y la UE, nuclea a 29 países, 46% del PBI mundial y 25% del comercio de bienes y servicios del planeta. “Si esos dos acuerdos salen, quién quede afuera terminará aislado y después tendrá que aceptar las nuevas reglas y normas del comercio mundial de una forma o de otra”, afirmó Valls.
Las economías que queden fuera del TPP, como la brasileña, perderán espacio en el comercio de bienes y servicios y sentirán la presión negativa en el PBI en función de la reducción de los mercados externos. Ese es el diagnóstico de Barbara Kotschwar, investigadora en el Peterson Institute for International Economics (PIIE), que presentó un estudio indicando que a partir de 2025 –año utilizado como base para las proyecciones– los países que queden fuera del tratado perderían 0,5% del PBI al año.
Otro factor que fuerza el cambio en la política de comercio exterior es que el Mercosur llegó al grado más alto de interdependencia posible para economías no complementarias, según Ricardo Markwald, director-general de la Fundación Centro de Estudios de Comercio Exterior (Funcex). Después de que el bloque alcanzara su auge en 1999, con 17% de peso en las exportaciones brasileñas y 16% en las importaciones, comercio de Brasil con el bloque, el año pasado, representó 10% de todas las exportaciones y 9% de las importaciones.
“La discusión ahora es más sobre las nuevas formas para perfeccionar el régimen existente y no tanto acerca de cómo aumentar el comercio”, dijo. 
Los principales problemas del Mercosur son hoy la definición de una política automotriz común, la eliminación de las barreras no arancelarias, la efectiva liberalización de los servicios, la compatibilización de medidas sanitarias y estándares técnicos y la institución de un mecanismo para la solución de controversias, según Markwald.
Para Vera Thorstensen, profesora de
la FGV, una política que quiebre el aislamiento de Brasil en acuerdos regionales y bilaterales tendría que figurar en la agenda del próximo gobierno. “Es un tema que no va a desaparecer a pesar de un posible acuerdo con los europeos”.

Valor Econômico – Dilma ensaia estratégia para política externa / Coluna / Sergio Leo

noviembre 11, 2013

Sergio Leo é jornalista e especialista em relações internacionais pela UnB. Escreve às segundas-feiras

O interesse pela associação com o Brasil une as duas principais candidatas que, na próxima semana, se confrontam pela presidência do Chile. A conservadora Evelyn Matthei informou à revista “Qué Pasa” que gostaria de fazer ao Brasil sua primeira viagem após eleita.

Michelle Bachelet, a favorita, já mandou mirar o Brasil como modelo a copiar em matéria de política social e quer o país como aliado econômico, político e estratégico. Seus colaboradores afirmam que a candidata socialista quer apoio brasileiro para rever os rumos de acordos negociados pelo atual presidente chileno, Sebástian Piñera, como a Aliança do Pacífico, com México, Peru e Colômbia.

“A conexão com o Brasil é muito importante, e lastimamos a ausência do país na Aliança do Pacífico”, diz o economista Álvaro Diaz, ex-ministro e ex-embaixador no Brasil, engajado na campanha de Bachelet.

O programa de governo de Bachelet prevê uma “revisão” da adesão do país à Parceria TransPacífico (TPP, de Transpacific Partnership), iniciativa de negociações comerciais lançada pelos EUA e países asiáticos – que exclui parceiros importantes do Chile, como China, Japão, Coreia e Brasil. Como o Chile já tem acordos de livre comércio com os países da TPP, o novo acordo tende a trazer muitos custos e poucos benefícios, avalia Diaz.

O embaixador chileno no Brasil, Fernando Schmidt, que, nos últimos meses, visitou federações industriais de pelo menos cinco grandes Estados brasileiros, comenta que o atual governo não perdeu interesse pelo Brasil, que absorve cerca de 20% das exportações chilenas e cada vez mais investimentos do país vizinho. “Queremos estabelecer todas as pontes possíveis. Mercosul e Aliança do Pacífico não são contraditórios”, afirma.

Nem todos os envolvidos na discussão pensam assim: o presidente da Colômbia, Juan Manuel Santos, mesmo negando oposição entre os dois blocos, fez questão de dizer que a Aliança seria o “novo motor econômico da América Latina”, em clara contraposição ao claudicante bloco liderado pelo Brasil.

A verdade é que, após um começo entusiasmado, o governo Piñera arrefeceu seus gestos em direção ao Brasil. Mas, seja quem for a futura mandatária chilena, seus esforços de aproximação com o Brasil serão plenamente correspondidos pelo governo brasileiro.

Em uma das conversas recentes com o recém-nomeado ministro de Relações Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, Dilma, que visita hoje o Peru, reclamou do que ela considera ser uma resistência da diplomacia nacional à Aliança do Pacífico, e disse querer uma aproximação com o grupo, em iniciativas como projetos de infraestrutura.

Figueiredo recebeu a missão de fazer um “livro branco” da política externa, como existe para a política de defesa, com prioridades, orçamento e metas viáveis para o que resta do mandato de Dilma e além. O reforço dos laços com a América do Sul está, claro, no topo da lista prioritária, mas Dilma se mostra cansada de retórica. Quer, entre outras iniciativas, a retomada de negociações para aprofundar os acordos de livre comércio de mercadorias existentes entre o Brasil e todos os países da América do Sul. O Brasil já libera o acesso de mercadorias aos vizinhos, mas alguns, como Colômbia e Peru, relutam em se abrir à competição da indústria brasileira.

Está prevista, também, a exploração de alternativas bilaterais capazes de fazer o país caminhar para um acordo de livre comércio amplo com os vizinhos andinos, com negociações sobre liberalização de serviços e proteção a investimentos, por exemplo. Por determinação da presidente, o Itamaraty reformulará as funções da Secretaria de Planejamento Diplomático, que será comandada pelo diplomata e escritor Maurício Lyrio e passará a elaborar projetos estratégicos para orientar a política externa.

É um reconhecimento, ainda que tardio, da importância de sinalizar com maior clareza os interesses e intenções do Brasil no mundo, em seu novo papel de potência emergente.

Fortalecer a relação entre os países do Mercosul e os andinos, e investir em infraestrutura na região é exatamente o que quer Bachelet. Os chilenos falam em negociar, por exemplo, um acordo bilateral de compras governamentais, concedendo nos dois países as vantagens em licitações e aquisições de governo concedidas aos fornecedores locais. O programa de governo da franca favorita nas pesquisas para a presidência no Chile enfatiza o esforço de levar os países sul-americanos a negociações em bloco com os asiáticos, e vê o Chile como “país-ponte”, ou “país-porto” entre as duas regiões.

Essa ambição exige que a presidência chilena cumpra também outra tarefa prioritária: resolver as pendências com Peru e Bolívia em relação aos interesses desses países no Pacífico (acesso ao mar para os bolivianos, definição da zona de cada país no litoral marítimo, para os peruanos). Um dos caminhos apontados pela equipe de Bachelet para a aproximação política entre os países a região é a Unasul, associação prioritária também para o Brasil.

A ascensão de Bachelet ocorre em um momento importante de revisão da política externa brasileira. Um consequência previsível será pôr em xeque a divisão, em termos ideológicos e econômicos, vista atualmente entre os sul-americanos do litoral Atlântico e os do Pacífico.