Posts Tagged ‘union europea’

Industriales brasileños presionan a Dilma y estudian impacto de acuerdo con EE.UU.

noviembre 12, 2014
La CNI, la US Chamber y el Consejo Empresarial Brasil-EE.UU. firmaron un acuerdo para trabajar en este sentido. Debería flexibilizarse el Mercosur. Tarea difícil

Como un mecanismo de presión al gobierno recién reelecto de Dilma Rousseff, y a días de que la mandataria anuncie su nuevo gabinete, los industriales brasileños se aventuraron y pusieron en agenda las debilidades del Mercosur y la necesidad de que Brasil pueda avanzar en acuerdos comerciales bilaterales, como por ejemplo, con Estados Unidos.

Concretamente, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) comenzó a trabajar con el Consejo Empresarial Brasil-Estados Unidos (Cebeu) y la US Chamber para estudiar el interés y el impacto de un eventual acuerdo comercial entre ambos países, según publicó ayer el diario Valor.

De acuerdo con el artículo, las tres entidades tendrán un año para consultar a las industrias de los dos países y analizar qué sectores serían estratégicos para ese acuerdo. Luego elaborarán un estudio que será entregado a los gobiernos. “Nuestra propuesta es iniciar una consulta con los empresarios brasileños sobre el interés en la relación con Estados Unidos y cómo podríamos estrecharla”, dijo al diario brasileño el director de desarrollo industrial de la CNI, Carlos Abijaodi.

Consultadas por El Cronista fuentes del gobierno brasileño, relativizaron esta posibilidad por varios motivos. Por un lado, las relaciones diplomáticas entre Brasil y Estados Unidos no se recompusieron tras la ruptura generada a partir de denuncias de espionaje norteamericano al gobierno de Rousseff. Además, para avanzar en un Tratado de Libre Comercio con el mercado norteamericano debería flexibilizarse el Mercosur, ya que la normativa actual impide a los países miembros firmar acuerdos comerciales por separado. “Estos son acuerdos privados que no tienen nada que ver con lo público. Los industriales están presionando al gobierno brasileño para que tome alguna medida. Me resulta sospechoso que lo hagan justo a días de que Dilma anuncie su nuevo gabinete”, consideró el analista Gustavo Segré.

Dilma viajará esta semana a Brisbane, Australia, para participar de la cumbre del G-20, donde también estará presente Obama. Se especula con que puedan limar asperezas tras las denuncias mencionadas. El gobierno brasileño también preparaba una reunión bilateral con la Cristina Fernández, que finalmente no podrá realizarse debido a la ausencia de la mandataria argentina.

Sobre las dificultades para avanzar en un TLC con EE.UU. producto del Mercosur, Abijaodi dijo que se necesita reorganizar el bloque económico. Sin embargo, no dio detalles de los cambios que la CNI quisiera ver implementados. “La forma de hacerlo depende de una reevaluación de la estructura del Mercosur”, señaló. El director de la CNI informó que la entidad presentó al Gobierno la necesidad de reorganizar el Mercosur, pero negó que Brasilia haya dado alguna señal en ese sentido. “Vemos al bloque como algo importante, pero creemos que tiene que haber una manera para caminar dentro de las necesidades de la industria. Brasil precisa acuerdos no sólo con Estados Unidos, sino con la Unión Europea y otros bloques”, afirmó.

A su vez, el presidente de la sección brasileña de Cebeu, Frederico Curado, dijo que la entidad tiene tres prioridades: la búsqueda de algún tipo de acuerdo de libre comercio; un acuerdo para evitar la doble tributación, y la eliminación de las visas para el tránsito de personas entre los dos países.

La OMC habilita a 43 países a limitar productos argentinos

julio 7, 2014

Por Martín Dinatale | LA NACION

Dos años y cuatro meses después de que un grupo de 43 países presentara en la Organización Mundial de Comercio (OMC) una queja formal contra la Argentina por las restricciones a las importaciones que impuso el Gobierno, la respuesta llegará en los próximos días y no serán buenas noticias para Cristina Kirchner: todo indica que se hará lugar a las quejas planteadas y, como contrapartida, se habilitaría a los países denunciantes a aplicar represalias comerciales similares a las que aplica la Argentina.

Según confiaron a LA NACION cinco fuentes calificadas de la diplomacia extranjera y local, la OMC entregó un informe confidencial a los países denunciantes y a la Argentina, en el que habilita a los países a fijar una “cláusula de retaliación”, o medidas espejo, contra la Argentina.

En la práctica esto será un duro golpe para el Gobierno, porque podría provocar que las exportaciones de la Argentina se vean reducidas drásticamente y caigan los ingresos en dólares que recibe el Banco Central.

La OMC establece en su reglamentación que este tipo de medidas no se pueden aplicar si el Gobierno apela la decisión y busca un acuerdo con aquellos países que lo denunciaron por prácticas restrictivas. Pero la amenaza está latente y podría generar “turbulencias comerciales”, como coincidieron las fuentes consultadas.

Si se toma en cuenta el flujo comercial que tiene la Argentina con los 43 países que presentaron quejas ante la OMC en marzo de 2012, el país podría ver afectado entre un 25 y un 30% de sus exportaciones al mundo.

En el caso de que todos los países denunciantes pusieran en marcha la sugerencia de la OMC, esto implicaría que el Gobierno pondría en riesgo unos 24.000 millones de dólares del ingreso que recibe anualmente por este flujo comercial, aunque aún no está claro si el paper confidencial de la OMC fija límites a la aplicación de retaliaciones en función del flujo global del comercio que tiene la Argentina.

“Hay mucha preocupación y vamos a estar atentos para apelar una eventual medida de esta envergadura”, dijo a LA NACION un destacado funcionario de la Cancillería que estaba al tanto del informe de la OMC.

De hecho, el canciller Héctor Timerman y el ministro de Economía, Axel Kicillof, ya instruyeron al embajador argentino ante los organismos internacionales en Ginebra, Alberto D’Alotto, para que intervenga con la firme intención de frenar una embestida de los 43 países denunciantes. La aplicación de las retaliaciones no se puede poner en marcha si antes no se define la apelación que presente la Argentina. El embajador argentino espera presentar esa apelación no bien se formalice y se haga público el paper de la OMC.

Fuentes diplomáticas extranjeras que pidieron no ser identificadas confirmaron a LA NACION la existencia del documento confidencial de la OMC, aunque lo más probable es que sean los embajadores designados en Ginebra quienes informen a la Argentina sobre los pasos a seguir.

Por lo pronto, entre fines de julio y los primeros días de agosto se realizará en Suiza otro panel de la OMC con la Argentina y los países denunciantes para evaluar la resolución del conflicto.

Por su reglamento interno, la OMC no puede emitir sanciones a la Argentina ante las denuncias presentadas, pero puede sugerir la aplicación de retaliaciones o medidas espejo, como lo hizo. No está claro aún si en el documento de la OMC se detalla el mecanismo para aplicar estas medidas. Es decir, si los países denunciantes pueden aplicar licencias no automáticas, aranceles especiales o la directa suspensión de algunos productos de la Argentina, como hizo el Gobierno con las importaciones. El grado de aplicabilidad de estas medidas definirá en qué medida las exportaciones argentinas pueden verse afectadas.

En marzo de 2012, la Argentina fue denunciada ante la OMC por sus prácticas de restricción de importaciones. Entre los 43 países que presentaron esa queja estaban los 28 Estados de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Israel, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Suiza, Taipei, Tailandia y Turquía, entre otros.

En aquel momento, y durante todas las exposiciones que hicieron los embajadores argentinos ante la OMC, el Gobierno desestimó las críticas y ratificó toda su política comercial.

En la queja formal que se presentó en la OMC hace dos años se cuestionó la práctica proteccionista que aplicó el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que contemplaba la aplicación de licencias de importación no automáticas, las regulaciones que requieren un registro previo de declaraciones juradas de los importadores y una aprobación muy detallada de cada transacción importante, entre otras medidas que consideraron “arbitrarias” o contrarias a las prácticas del mercado global.

En su presentación ante la OMC, los países denunciantes coincidieron en un documento en el que destacaron: “Todo indica que el nuevo sistema funciona como un esquema de facto de restricción de importaciones sobre todos los productos” en la Argentina. Moreno se fue a Italia, pero sus medidas continuaron en pie por obra del secretario de Comercio, Augusto Costa.

Puja de más de dos años

 

  • En marzo de 2012 unos 43 países presentaron ante la OMC una queja formal contra la Argentina por las restricciones a las importaciones que imponía el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.
  • En los dos últimos años hubo paneles de debate y negociaciones en la OMC para arribar a un acuerdo entre las partes involucradas, pero no se llegó a una solución.
  • El Gobierno ratificó en todo momento su política comercial y desestimó las denuncias. La última presentación fue defendida por el actual secretario de Comercio, Augusto Costa.
  • Al no dar con una solución, la OMC envió un documento confidencial a las partes involucradas en el litigio, donde habilita a los países denunciantes a aplicar medidas espejo sobre los productos argentinos.
  • El Gobierno apelará esa decisión y la OMC deberá mediar nuevamente para evitar que se apliquen las retaliaciones.

La Unión Europea, a un paso de reformar su política de biocombustibles

junio 16, 2014

Los ministros del bloque llevarán al 7% el uso obligatorio de biocarburantes tradicionales, como el realizado con soja, en el transporte para 2020, y agregaron un 0,5% de caracter voluntario para los combustibles alternativos, basados en paja o residuos

Los ministros europeos de Energía de la Unión Europea (UE) lograron un acuerdo sobre la reforma de la política comunitaria sobre biocombustibles.

Los tradicionales, hechos a partir de cultivos, son mirados con recelo por algunos Estados miembros porque consideran que compiten con la producción de alimentos y que fomentan la deforestación.

Las normas que respaldaron este viernes los ministros en su reunión de Luxemburgo, y que aún deben ser adoptadas de manera formal por el Consejo, apoyan el uso de biocombustibles alternativos, fabricados a partir de paja o desechos, aunque no tienen carácter obligatorio.

España, inicialmente mostró sus reticencias a la propuesta por considerar que podría perjudicar a los países que han invertido en biocombustibles tradicionales, pero finalmente se mostró dispuesta a apoyar la reforma, indicó la agencia Efe.

La Comisión Europea planteó originariamente que los biocombustibles provenientes de cultivos como el maíz, la soja, el trigo, la remolacha o la colza, que pueden interferir en la producción de alimentos, supusieran como máximo un 5% de la energía renovable usada en el transporte en 2020.

El 5% restante debería ser cubierto con biocarburantes de última generación, fabricados a partir de residuos y otras fuentes alternativas como la paja, que emiten menos gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles, u otras fuentes limpias como el hidrógeno o la electricidad.

Según el acuerdo celebrado este viernes por los ministros, se eleva ese umbral para biocombustibles tradicionales al 7%, pero se incluye también un objetivo voluntario del 0,5 % para los de nueva generación que antes no existía.

Los países tendrán, por otro lado, que medir el impacto indirecto sobre el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero que genera la producción de biocombustibles, por ejemplo si se tala un bosque para dedicar los terrenos a estos cultivos, lo que se conoce como “emisiones indirectas ILUC”.

Trabas para el acuerdo de libre comercio del Mercosur y la UE

junio 6, 2014

En Brasil sostienen que la Argentina no hace demasiado para avanzar con la negociación.

Fue durante la soirée en el Palacio de la Alvorada, con la presidenta Dilma Rousseff, que Clarín recibió la siguiente confirmación: “Brasil y Argentina ya acordaron sobre el comercio bilateral de autos. Perosiguen sin resolverse las negociaciones de libre comercio con la Unión Europea”. El dato provino de un ministro que acompañó la cena. El funcionario no arriesgó pronósticos sobre si habrá tiempo, este año, para concluir este proyecto de asociación con los europeos. “Lo que sí podemos afirmar es que para Brasil esa sociedad con la UE es muy, pero muy importante; porque se trata de más y más comercio”.

Esta semana, distintos medios periodísticos volvieron a alertar sobre el origen de las trabas, para cerrar un tratado que cumplirá su décimo primer aniversario.

El problema vendría, según afirman, de la Argentina. Según el diario paulista Folha de Sao Paulo, documentos de la cancillería brasileña culparían por el impasse a “la falta de ambición” en la oferta de liberalización a los europeos. El equipo comandado por Axel Kicillof y por su colega de Industria Débora Giorgi propuso un plazo para comenzar a reducir los aranceles de importación que llega a siete años según el tipo de bienes en juego.

En total, la desgravación arancelaria se concretaría recién dentro de 15 años para un nutrido conjunto de sectores. Ese punto es el que, en principio, habría detenido “en el tiempo y en el espacio” el proyecto de libre comercio al que aspiran en Bruselas, capital de la UE, y en el Mercosur.

Este asunto fue objeto de numerosas reuniones del Mercosur. Una de las más importantes ocurrió en marzo de este año cuando Brasil y Uruguay emplazaron, casi literalmente, a la Argentina para que avanzara en la confección del listado de productos que entrarán dentro del proceso de integración comercial. A fines de ese mes, funcionarios del Mercosur llegaron en Caracas a un consenso que permitiría al bloque presentar una oferta de apertura comercial conjunta ante los europeos. Pero las gestiones se trabaron en un punto en que las resoluciones dejan de ser técnicas para requerir decisiones del más alto nivel político. Esa instancia es la que no se produjo.

Pero el Mercosur tiene otros problemas adicionales. Desde que Venezuela asumió la presidencia del bloque regional, en julio de 2013, no hubo más cumbres. Faltó la de inicio de este año y hasta ahora nada indica que se hará en los plazos previstos por el propio organismo, la reunión presidencial de mitad de año. Ayer, la presidenta Rousseff argumentó que la falta de estas citas, donde semestralmente un país le pasa al que sigue por orden alfabético el bastón de mando, se debió “a problemas de agenda” de los presidentes. Ante los periodistas extranjeros enumeró: “Primero fue un problema de la presidenta Cristina que estaba enferma. Pero después se plantearon distintos problemas de agenda. Y ahora yo estoy con el Mundial. Y después vendrá la campaña electoral”.

Sin embargo, en el medio habrá otro tipo de foro internacional: el BRICS, que une a Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica. La cita será en Fortaleza el próximo 16 de julio. Para esa reunión, Dilma convocó a todos los presidentes de América del Sur, llamados a participar a partir del segundo día. Los jefes de Estado del Mercosur, entre ellos la presidenta Kirchner, ya comprometieron su presencia, lo que en principio permitiría avanzar no sólo en los temas relacionados con el BRICS, sino también progresar en las cuestiones estancadas como el área de libre comercio con la UE.

La Argentina avanzó ante la OMC por una medida de la UE que frena la venta de biodiésel

marzo 17, 2014

Luego de fracasadas consultas formales iniciadas en diciembre, el Gobierno pidió la conformación de un grupo de expertos, que deberá dirimir el conflicto. Sector caído

por NATALIA DONATO Buenos Aires

Después de haber iniciado consultas formales ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en diciembre –inmediatamente luego de que la Unión Europea fijara de forma definitiva los aranceles a la importación de biodiésel argentino–, la Argentina finalmente solicitó el jueves de la semana pasada la constitución de un panel para intentar revertir la medida europea que generó un daño a la industria argentina por unos u$s 1.500 millones anuales.
Los argumentos planteados por la Cancillería radican en que son medidas arbitrarias e injustas y que perjudican severamente al sector. El grupo de expertos que se conformará deberá dar un dictamen preliminar en un plazo de seis meses para dar la respuesta definitiva al año. Europa seguramente apelará y la OMC se tomará luego otro semestre para anunciar la decisión final.
La UE impuso a fines de noviembre un arancel a las importaciones de biodiésel argentino de entre el 20 y el 26%, a partir de detectar mediante una investigación antidumping que los productores argentinos vendieron el biodiésel por debajo del costo de producción en el mercado europeo.
Cuando Europa confirmó la medida a fines del año pasado, el gobierno argentino inició consultas formales con la Comisión Europea que no resultaron satisfactorias, razón por la cual decidió avanzar un casillero para intentar resolver la controversia. De todos modos, la Argentina tiene limitada la venta de biodiésel a Europa desde mediados del año pasado, cuando fue tomada la medida de forma transitoria, y todo camino iniciado en la OMC tarda en resolverse casi dos años.
En octubre, la Cancillería había advertido que recurriría al órgano internacional para resolver el conflicto, ya que “la medida adoptada por la UE, de claro corte proteccionista, implica en los hechos el cierre del mercado europeo para un producto argentino cuyas exportaciones a dicho destino tuvieron como pico máximo el 2011, con envíos por u$s 1.847 millones”.
La medida europea destruyó a la industria, también golpeada por los bajos precios fijados para el mercado interno. Según afirmó el director ejecutivo de la Asociación de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, de las 4,6 millones de toneladas de capacidad instalada que tiene el sector, el año pasado no se llegó a producir ni 2 millones, de los cuales 1,1 millón se colocaron en el mercado externo y 900.000 toneladas en la plaza doméstica.
A nivel externo, “se sigue exportando algo a Europa porque existe un mercado voluntario, que es el que paga el biodiésel cuando en términos relativos en más barato que el gasoil. Pero las ventas son marginales y a bajo precio”, manifestó el directivo. A algunas empresas les conviene porque, si bien no ganan, al menos cubren parte de los costos fijos, agregó Molina.
La Argentina es el primer productor mundial de biodiésel fabricado con aceite de soja y había exportado en 2012 1,6 millones de toneladas, el 90% para el mercado europeo. Hoy el sector está prácticamente paralizado. 
En el mercado interno, la ley 26.093 –sancionada a mediados del 2006– establece que el gasoil tiene que tener un mínimo de 5% de biodiésel, que a partir de febrero de este año debía ser del 10%. Sin embargo, el mes pasado el corte no superó el 4% dado que no había precio publicado y “se estimaban que iban a ser muy malos, como finalmente sucedió”, dijo Molina.
Los precios fueron publicados el jueves de los últimos tres meses y no colmaron ni cerca las expectativas de los empresarios.

La Argentina reclama ante OMC por traba al biodiésel

diciembre 20, 2013

por JULIETA CAMANDONE Buenos Aires

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 20.12.13 | 00:00

El conflicto comercial entre la Argentina y la Unión Europea (UE) por las trabas que impuso el bloque económico a las importaciones de biodiésel nacional subió un escalón.
Como prometió, la Cancillería argentina comenzó a tomar acciones en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para revertir las medidas antidumping que aplicó la UE desde el 27 de noviembre pasado. Las autoridades nacionales iniciaron un proceso de consultas ante el organismo internacional, que abre un período de diálogo de 60 días tras el cual, si no se llega a un acuerdo, la controversia terminará en un juicio internacional.
Tras un largo proceso de análisis que ya impactó sobre las ventas externas de biodiésel argentino este año, la UE consideró que los productores argentinos –grandes empresas como Bunge, Dreyfus y Cargill en el país– comercializan el biocombustible a un valor menor al de sus costos de producción.
El bloque aplicó entonces un arancel de importación de entre 216,64 y 245,67 euros por tonelada –un promedio cercano al 25% del valor– que, según los empresarios y la Cancillería, implica el inmediato cierre del mercado europeo para el biodiésel argentino, afectando exportaciones por un valor superior a u$s 1.500 millones anuales.
Según indicó Cancillería, “la manifiesta ilegalidad de la medida”, su “espíritu netamente proteccionista y el perjuicio económico que ocasiona a la industria” nacional ameritan la contraofensiva del país.

Queixa da União Europeia contra o Brasil na OMC mira o Inovar-Auto

diciembre 20, 2013

A União Europeia, que representa 28 países, entrou com processo formal contra o Brasil na Organização Mundial do Comércio (OMC), por protecionismo comercial que envolve de carros a computadores, segundo informações da agência Reuters. A queixa foi protocolada na quinta-feira, 19, e pode colocar em xeque o regime automotivo brasileiro, o Inovar-Auto, que tem em seu alicerce a sobretaxação de 30 pontos porcentuais de IPI sobre todos os veículos vendidos no País – que podem ser descontados integralmente desde que cumpridas exigências de produção local, compras de peças nacionais e investimentos em engenharia, pesquisa e desenvolvimento. Para a UE, a política tributária brasileira é injusta e fere os princípios multilaterais de comércio internacional, pois gera taxação acima do permitido pelos acordos da OMC.

O processo formal da UE contra foi Brasil foi registrado após 10 rodadas de negociações e diversos encontros em Genebra, na sede da OMC, sem que os dois lados chegassem a um acordo. “A proteção da indústria doméstica brasileira prejudica os bens importados da Europa e isso é inaceitável”, disse à Reuters uma fonte ligada às discussões. “Tivemos muitos encontros bilaterais (para tratar do tema) mas o Brasil não se moveu”, completou.

Segundo a União Europeia, as exportações de carros europeus ao Brasil caíram 11% este ano, parcialmente por causa da sobretaxação do Inovar-Auto. Luiz Alberto Figueiredo, ministro da Relações Exteriores, rebateu a queixa, dizendo a repórteres que o País tem direito de elevar seus impostos: “Temos sólidos argumentos para mostrar que cumprimos com todas as regras internacionais de comércio”, afirmou.

Após a queixa formal, agora a UE e o Brasil têm 60 dias para tentar um entendimento. Caso isso não aconteça, as duas partes terão de enfrentar o processo na OMC que poderá levar um par de anos para ser concluído. Se os europeus vencerem a disputa, ganharão o direito de impor sansões econômicas e sobretaxações compensatórias a exportações brasileiras para os países-membros da União Europeia.

As sobretaxações brasileiras a produtos (não só veículos) também desagradam outros países, como Estados Unidos e Japão que já fizeram reclamações públicas e eventualmente poderão se juntar ao bloco europeu no processo.

Os representantes da União Europeia garantem que o processo na OMC não irá influenciar as negociações de livre comércio com o Mercosul, que deverão ser retomadas a partir do início de 2014. Um possível pacto comercial entre os dois blocos poderá criar um mercado de 750 milhões de consumidores com potencial para movimentar US$ 130 bilhões por ano em comércio, segundo calculam analistas.

Hoje a UE é o maior parceiro comercial do Brasil, respondendo por um quinto das exportações do País, mas o País também já é o quinto maior investidor estrangeiro do bloco europeu. Sem um acordo de livre comércio, em 2014 os brasileiros perderão direito de usar o regime de tarifas preferenciais da comunidade europeias, por não ser mais considerado um país pobre.

Argentina entrega proposta parcial à UE e frustra Brasil

noviembre 22, 2013

22 novembro 2013

publicado por Valor Econômico

Por Daniel Rittner | De Brasília

O governo argentino frustrou negociadores brasileiros e apresentou uma proposta incompleta aos demais sócios do Mercosul para levar adiante as discussões de um esperado acordo de livre comércio com a União Europeia.

 

Antes de levar qualquer coisa aos europeus, o Mercosul faz um esforço para coordenar suas próprias posições. A Argentina deixou de fora da sua proposta três dos quatro eixos que costumam formar um acordo: serviços, investimentos e compras governamentais. Ela só apresentou, nas discussões internas do Mercosul, uma oferta de bens. Ou seja, especificou quais produtos importados da UE poderão ter suas tarifas de importação eliminadas – e em quanto tempo. Mas não fez nenhuma menção à abertura do mercado de serviços, à proteção de investimentos e a margens de preferências em suas licitações públicas para fornecedores europeus. Os demais parceiros do bloco sul-americano fizeram o dever de casa completo e incluíram as quatro áreas na proposta de acordo. Só a Venezuela, que ainda se adapta à tarifa externa comum, está fora das discussões.

 

O compromisso de entregar uma oferta de liberalização comercial à UE, até o fim de dezembro, foi assumido por todo o bloco. O Paraguai, mesmo ainda estando formalmente fora do Mercosul, e o Uruguai já haviam fechado suas propostas. A Argentina vinha fazendo suspense em torno de sua posição nas negociações. Na semana passada, enviou a Brasília uma delegação de ministros para reiterar o interesse em evoluir nas negociações.

 

Logo em seguida, entretanto, houve decepção com o que os argentinos realmente colocaram sobre a mesa. Na sexta-feira, numa reunião em Caracas, o aborrecimento dos técnicos foi tão grande que o encontro acabou horas antes do término previsto.

 

Além de não incluir em sua proposta três áreas importantes em qualquer acordo de livre comércio, o governo argentino levou aos demais sócios do Mercosul uma oferta de eliminação de tarifas que cobre um nível de comércio tido como insuficiente para avançar nas discussões com a UE. Os europeus exigem o fim das alíquotas sobre cerca de 90% de suas exportações ao bloco sul-americano. Uruguai e Paraguai já superaram esse patamar em suas propostas. A Câmara de Comércio Exterior (Camex) aprovou uma oferta do Brasil que abrange 87% do comércio. O compromisso argentino ficou abaixo disso.

 

O governo brasileiro tem preferência por conciliar posições e chegar a uma proposta conjunta do Mercosul, mas já levou a Buenos Aires a mensagem de que isso seria impossível com o atual nível de ambição da Argentina.

 

A dúvida, entre os negociadores brasileiros, é se a Argentina deu sua posição definitiva ou ainda está aberta a melhorar sua oferta e incluir as demais áreas. Se não houver melhorias, a única alternativa será ter uma proposta conjunta do Mercosul que envolva as regras gerais do acordo, mas com velocidades diferentes de abertura comercial com a UE. O tempo é curto: o Itamaraty e o Ministério do Desenvolvimento, que coordenam as negociações do lado brasileiro, querem levar essa proposta até o dia 15 de dezembro.

 

Para dar peso político à apresentação da oferta de acordo, os ministros Luiz Alberto Figueiredo e Fernando Pimentel cogitam levar pessoalmente a proposta, em Bruxelas – sede da Comissão Europeia. O Brasil fará uma oferta com ou sem a Argentina.

Biodiesel: europeos votan subir aranceles y el país va a OMC

octubre 23, 2013

Los países miembro de la Unión Europea votaron a favor de aumentar los aranceles de importación al biodiesel producido en la Argentina, como medida antidumping.

La aprobación de la propuesta presentada por la Comisión Europea era esperada por los empresarios locales, quienes consideraron “que el mercado europeo estará plenamente cerrado a las exportaciones argentinas” a partir de la implementación del aumento de los aranceles, que ahora serán de entre 22% y 26%, en función de la empresa exportadora. El organismo ejecutivo de la UE había fijado en mayo pasado aranceles provisorios de un rango de entre 6,8% y 10,6% para las importaciones de Argentina y el incremento de aranceles había sido solicitado por la European Biodiesel Board (EBB) que reúne a fabricantes.

La semana pasada, la Argentina había presentado un descargo contra la acusación de la UE que, aseguran, se basa el cálculos erróneos sobre los costos de producción del biodiesel a nivel nacional para acusar a los fabricantes de vender a Europa por debajo de sus costos. La industria local del biodiesel es la mayor a nivel mundial por la eficiencia de producir el biocombustible basado en aceite de soja en el país de la soja, argumentan los locales.

Automáticamente, Cancillería argentina informó ayer que, ante la medida tomada por la UE “sin contar con una base legal y actual justificada”, la magnitud del perjuicio “sumada a su naturaleza claramente proteccionista, no deja otra opción para la República Argentina que el accionar inmediato bajo el Entendimiento de Solución de Diferencias (ESD) de la OMC, tan pronto como la misma sea puesta en vigor”.

La resolución adoptada ayer entrará en vigencia el 28 de noviembre próximo e implicará un perjuicio de u$s 1.000 millones que representan las ventas al Viejo Continente, según informó la Cámara Argentina de Biocombustible (Carbio).

La base de la presentación argentina está en que considera que la acción contra el biodiesel producido en el país es violatoria de las normas multilaterales. De todos modos, por los tiempos de la OMC, los empresario argentinos no esperan recuperar ese mercado hasta el 2016 “con el consecuente impacto en la industria”.

Empresas de la talla de Molinos Río de la Plata; Vicentín; AGD; Bunge; Dreyfus y Cargill, pero también pymes productoras, ya sufrieron este año el parate de las compras europeas ante la imposición de aranceles transitorios y la incertidumbre sobre cuál sería la envergadura de la decisión final que se acaba de tomar.

El impacto negativo se evidencia en que “las exportaciones de biodiesel a Europa este año apenas alcanzarían los u$s 500 millones contra los u$s 1.750 millones que se obtuvieron en 2011 al mismo destino”, indicaron desde Carbio.

Las grandes empresas nucleadas en esta cámara calculan que la industria está trabajando solamente con el 40% de su capacidad instalada. Es que, desde el principio, estas compañías basaron sus inversiones en la producción eficiente del biocombustible basado en aceite de soja en el país, para exportar.

Ante las demoras que supone un litigio en la OMC, los fabricantes reclaman al gobierno nacional que tome otra medida a su alcance para paliar en parte las consecuencias de la barrera europea: que aumente el corte obligatorio de biodiesel en el gasoil y que le de tratamiento impositivo igualitario con el gasoil importado. Hoy, el corte es del 8,5%, pero pretenden que llegue a 20% y que el biodiesel sea eximido del 41% de impuestos que hoy no paga el gasoil importado.

Represalia: la UE acuerda el aumento de aranceles al biodiésel argentino

octubre 23, 2013

Los miembros de la Unión Europea (UE) acordaron el martes imponer aranceles en represalia a las importaciones de biodiésel de Argentina e Indonesia, países a los que acusa de vender el combustible al bloque a precios injustamente bajos, dijeron diplomáticos.

La mayoría de los miembros de la UE respaldaron la posición de la Comisión Europea de que los dos países incurrieron en dumping, o ventas por debajo de los costos o de un precio justo de mercado.

La Comisión Europea ha propuesto aranceles de 217 euros y 246 euros (u$s 300 y u$s 340) por tonelada de biodiésel importado desde Argentina, y entre 122 y 179 euros por tonelada importada desde Indonesia, según datos vistos por Reuters.

Las importaciones ya están sujetas a aranceles provisionales, impuestos en mayo. Las tasas definitivas, que son levemente más altas, se aplicarían hacia fines de noviembre tras próximas medidas de procedimiento.

Argentina es el mayor exportador mundial de biodiésel, y los dos países representan un 90% de las importaciones de biodiésel de la Unión Europea. Su participación en el mercado de la UE creció a un 22% en el 2011 desde un 9% en el 2009.

En Europa el biodiésel es principalmente un derivado del aceite de colza, mientras que en Asia es elaborado mayormente con aceite de palma y en las Américas con aceite de soja.

Las empresas que se verán afectadas incluyen a las gigantes con negocios en Argentina Bunge y Louis Dreyfus Commodities , que enfrentarán tasas de 217 y 239 euros por tonelada, respectivamente.

Argentina se prepara para llevar a la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), para desafiar las sobretasas, según personas familiarizadas con la situación.

Argentina ya lanzó una acción en la OMC contra las reglas europeas para las importaciones de biodiésel y la UE fue a la organización con sede en Ginebra en diciembre para reclamar que las barreras argentinas a las importaciones eran ilegales.